Ilustraciones que valen mil palabras

12 diciembre, 2010 One Comment

En el amor las cosas que no se dicen no existen. Puede que consideremos a las personas que tenemos al lado como las más importantes de nuestras vidas. Puede que, en un intento por no sentirnos equivocados, decidamos cada mañana que los despertares juntos suponen el mejor guión de todos los posibles. Sin embargo, un día ves unas maletas y ciertas distancias. Preguntas el porqué y tu contraparte te responde que en los últimos años nunca salió de tu boca la palabra “te quiero”. El amor existía, era cierto. Sólo había un problema: no lo habías pronunciado y había dejado, en parte, de ser real.

En el periodismo ocurre algo similar al amor. La incursión de cualquier tema en las páginas de un diario, de una revista, implica la obtención de visibilidad. Puede que esa cuestión concreta tuviese vigencia desde hace tiempo. Incluso su relevancia, en términos de afectados o de impacto, fuese importante. Sin embargo, sólo los medios de comunicación le conceden categoría de realidad. Esta característica identifica a dichos medios, no como notarios, como espejos de la realidad, sino como constructores de la misma.

Série encyclopédie des leçons de choses illustrés. L'histoire d'un journal. Fuente gallica-bnfrEn las facultades de comunicación, desde hace décadas, se intenta determinar hasta qué punto, las agendas mediática (lo que sale en los medios), política (de lo que se ocupa la clase política) y pública (las preocupaciones de la ciudadanía), se complementan, se condicionan, se influyen y se dominan mutuamente. El “triunfo” de una de ellas sobre el resto servirá para medir la calidad democrática de un país (mayor poder de la agenda pública, menor imposición de las élites políticas y mediáticas y mayor pluralidad de temas en el resto de agendas).

La aparición de un tema en un periódico o una revista, si bien le da visibilidad, está condicionado por ciertas características que potencian su conversión en “realidad”. Su emplazamiento (portada, páginas pares), el modo de enunciación de los titulares o estar acompañado de fotografías o ilustraciones, remarca la importancia de un tema y aumenta su grado de relevancia. Siguiendo con la metáfora del amor, para que una pareja fluya, se consolide, se fortalezca, no sólo precisa de “te quieros” atemporales, sino de un cortejo y una rutina de cariño acompañada de presentes y sorpresas. No sólo hay que decir te quiero, también hay que llenar el amor de matices.

En el caso del periodismo, estos matices se traducen en las características formales (y no tan formales) que acompañan la aparición de una determinada noticia en un periódico o revista. Como señalan Gerard Imbert y José Vidal Beneyto, “algo aparentemente tan simple como la titulación, al igual que la fotografía, constituye un verdadero modo de enunciación propio del discurso periodístico, que contribuye a la construcción de la realidad por/en el periódico” (1986, p.11). ¿Ocurre esto mismo con las ilustraciones en prensa?

-Imbert, Gerard y Vidal Beneyto, José (Eds.) (1986) El País o la referencia dominante. Ed. Mitre, Madrid.

, , , , , , análisis&reflexión ___o/|||, Diván c[_], Imágenes y palabras, Mzn Comicteca

One Comment → “Ilustraciones que valen mil palabras”

  1. Johnb159 3 years ago  

    If you are going for best contents like myself, just pay a quick visit this web page everyday since it offers feature contents, thanks fgkcfdkafafb

Leave a Reply

Un proyecto de Wiz subvencionado por el Ministerio de Cultura